La prohibición de las bombillas halógenas.

Cómo la prohibición de las bombillas halógenas te ayudará en la factura en un 15%

Las bombillas halógenas se prohibirán el 1 de septiembre. 

15354797169181.png

¿Tienes focos halógenos en casa? La Unión Europea los retira del mercado

Tras 133 años comercializándose, la bombilla incandescente murió en 2012. La Unión Europea decidió prohibir su fabricación para sustituirlas por opciones más eficientes y sostenibles. Y lo mismo ocurre ahora con las bombillas halógenas. La nueva normativa obliga a eliminarlas definitivamente, lo que supondrá sustituirlas por la iluminación LED.

En 2016 ya nos despedimos de los focos halógenos. Sin embargo, la Unión Europea permitió la fabricación de las bombillas con esta tecnología hasta este año.

La comercialización de las bombillas halógenas acabará el próximo 1 de septiembre para toda la Unión Europea. Sólo quedarán exentas de esta decisión aquellas que no tengan una tecnología que les permita ser sustituidas.

El proceso para sustituir esta bombilla por una LED es muy sencillo: tan sólo hay que quitar una bombilla y poner la otra.

Esta medida va en la línea del Plan de Eficiencia Energética que aprobó la Unión Europea en 2011. Entre sus objetivos, el organismo busca mejorar la eficiencia energética en un 20% y que, para 2030, esta cifra aumente de siete a diez puntos, hasta el 30%.

Alternativas a la bombilla incandescente tradicional

HALÓGENAS MEJORADAS (ECO) o INCANDESCENTES MEJORADAS

Ahorran entre un 20 y un 30% respecto a la incandescente tradicional y duran entre 2.000 y 3.000 horas. Su precio ronda los 2,5 euros.

FLUORESCENTES COMPACTAS (AHORRADORAS)

Ahorran un 80% respecto a la incandescente y tienen una vida media de entre 6.000 y 15.000 horas. Cuestan unos 12 euros.

BOMBILLAS LED

Según la Comisión Europea, son la alternativa de bajo consumo que presenta más ventajas. Ahorran un 90% de energía respecto a una incandescente tradicional y tienen una duración de hasta 25.000 horas. No contienen mercurio. Cuestan unos 3 euros en las ferreterías y tiendas de iluminación EDM.

La bombilla LED es más barata, con una vida útil mayor y que además traerá a un considerable ahorro energético, según informan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). 

Esta tecnología da la misma cantidad de electricidad, pero consumiendo una décima parte de energía que la halógena, llegando a ser hasta diez veces más eficientes que la antigua bombilla incandescente.

Y es que mientras que las lámparas incandescentes duran apenas 1.000 horas; las halógenas entre 2.000 y 4.000 horas, los fluorescentes y lámparas de bajo consumo entre 5.000 y 8.000. Las lámparas de LED, por su parte, tienen una vida útil de unas 50.000 horas, “sin importar cuántas veces las enciendas y apagues o cuánto tiempo las dejes funcionando”, tal y como anuncian desde el Ministerio para la Transición Ecológica.

De este modo, la Comisión Europea asegura que en 2020 se conseguirá un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción del recibo de la luz de un 15%. Gracias al menor consumo de electricidad, un hogar medio puede tener un ahorro neto de entre 25 y 50 euros al año, dependiendo del tamaño de la familia y del tipo y número de bombillas que utilice.

Por el contrario, en declaraciones a Europa Press, el responsable de Energía de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz ha indicado que la aprobación de esta medida implica “un gran paso”, pero cree que en una vivienda la iluminación es un factor “pequeño” de consumo porque hay otros aparatos “más contaminantes” como grandes electrodomésticos o contar con varios televisores. “Si coges la factura total de una casa, contamina más la lavadora o la calefacción que una bombilla”, ha afirmado.

Ante esta iniciativa, OCU espera que el precio de las nuevas bombillas baje, ya que “los consumidores encontrarán más bombillas en las estanterías de los comercios”.

¿Los europeos conocen esta medida?

El 54% de los europeos nunca han oído hablar de la inminente desaparición de las bombillas halógenas, tal y como se desprende de una encuesta elaborada por LEDVANCE. Si sumamos la cantidad de personas que escucharon algo al respecto pero que desconocían sus consecuencias, esta cifra aumenta en 13 puntos porcentuales al 67%.

Además, el documento muestra que un tercio de los encuestados todavía compra viejas tecnologías de iluminación como lámparas halógenas (29%) o incandescentes (27%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *